Velas encendidas
Velas encendidas
Velas encendidas
Bella Chagall
Velas encendidas

Velas encendidas  (1945) fue escrito por la mujer del pintor March Chagall, Bella Rosenfeld. Empleó para ello el idioma que hablaba desde niña, el yiddish. Sus memorias ofrecen patios alborotados, amantes aéreos, troikas deslizándose por la nieve, violinistas callejeros, campanarios ortodoxos y candelabros de siete brazos. Son las imágnes de su infancia, pero uno puede suponer que, en muchos aspectos, se asemejan a las que atesoró este otro vecino de la pequeña ciudad de Vitebesk, con el que llegaría a casarse. De ahí que si los artistas nos descubren el mundo de una manera diferente, la mirada de Bella, tierna, curiosa y sensible, nos da las claves para observar el ojo enamorado del genial Marc Chagall.

Primera edición en castellano a cargo de Rhoda Henelde y Jacob Abecasís.

Entrevista  a R. Henelde y J. Abecasís, en Radio Sefarad.

Reseña en  Revista Détour, por Francisca Pageo. 

Bibliografía de referencia

Bella Rosenfeld, la menor de ocho hermanos, vino al mundo el 15 de diciembre de 1895, en Vitebesk, una apacible e histórica pequeña capital de provincia bielorrusa, en la confluencia del río Dvina y su afluente el Vitba, dotada de una imponente iglesia del siglo XII. A finales del XIX, cerca de la mitad de los cincuenta mil habitantes de Vitebsk eran judíos, en su mayor parte gente humilde y devota, de raíz jasídica, residentes en el barrio pobre del a ciudad, próximo al río, exceptuando un puñado de familias de posición deshaogada, que vivían en la parte alta. (De la Introducción de los Tr.).

221 páginas
páginas a color
Fecha Publicación Febrero 2019
978-84-942189-8-9
Precio: 24,80 €